Quítate el pijama, dijo

Es famosa nuestra camiseta de Yo también traduzco en pijama, pero el mundo nos quiere hacer cambiar de idea. Un día, abriendo el correo, nos encontramos con esto titulado…

Quítate el pijama

¿A ver…?

Photo on 04-03-14 at 11.04 #3Mientras estudiamos pensamos que trabajar desde casa no debe estar nada mal.

Tus propios horarios, tu propia forma de vestir, cómodo, sin compromisos, sin tener que cumplir con convencionalismos… ¿En qué lugar voy a estar más cómodo que en mi casa, que ya me he encargado yo de ponérmela confortable? Cuando eres estudiante, la mayoría de las veces estudias en casa, así que no debe haber mucha diferencia. Y más barato imposible.

Así que empiezas tu andadura como autónomo, desde tu casa, siendo la envidia de todos tus amigos que tienen que madrugar todas las mañanas, con mucho frío en invierno (y calor en verano) para ir a aguantar a un jefe despiadado que les obliga a ponerse ropa formal (¡aquí no se puede venir con esas pintas!), a cumplir un horario sin separar el hocico de la pantalla.

Pero pronto te empiezas a dar cuenta que no es tan idílico como parecía: tienes que habilitarte en tu casa un sitio cómodo donde plantar el puesto de trabajo, que no te lo invada tu hermano pequeño (¡o tu hijo!) cuando quiere colorear, o tu pareja cuando quiere entrar en Facebook. Y necesitas material: bolis, lápices, post it, una regla, ¿para qué quiero una regla?, ordenador, pantalla, impresora, goma de borrar, folios, papel timbrado, sobres pequeños, sobres grandes, etc. Vaya, justo ahora que la necesito, ¿dónde estará la grapadora? Te la ha cogido tu hermano/pareja/compañerodepiso/madre/hijo/perro/gato. ¿Has sacado al perro ya?

Después tienes que empezar a cumplir con obligaciones, el hecho de estar en casa no te exime de ellas: trabajos que hay que entregar, plazos, reuniones con clientes que necesitan decirte lo que quieren que les hagas o cuánto van a pagarte por ello, reuniones con colaboradores, de dónde saco los clientes, etc. Y también empiezan las distracciones: el del gas que viene a revisar la instalación, voy a bajar un segundo a comprarme pan para hacerme unas tostadas y cuando miro el reloj ha pasado una hora, hago un descanso, enciendo la tele y ponen una cutreserie que me engancha y me tiro una hora viéndola, tengo que poner una lavadora que si no mañana no sé que me voy a poner… Y cuando te vienes a dar cuenta, ya es hora de comer, así que a hacer la comida. Por la tarde a ver quién evita la minisiesta (o macrosiesta) con el sofá tan cerca, tan mullido, tan cómodo, llamándote insistentemente. ¿Quién se resiste a eso, quién? Total, que al final del día has sacado tres o cuatro horas limpias de trabajo como mucho y tienes un cargo de conciencia gigante.

Al día siguiente te propones que esto no va a volver a pasar, así que empiezas a pelearte con tus tentaciones para ponerte en marcha. A ser productivo cuanto antes. El ángel y el demonio que se ponen encima de tus hombros, como en las películas. Y al final del día, agotado porque no has parado de discutir contigo mismo para ver si te pones o no. Pues no estaría tan mal eso de hablar con otros humanos. Y te llama tu cliente que para cuándo está lo suyo. ¡Ups!, quería hablar con otros humanos, pero no para que me metieran caña.
Total, que trabajar en casa no es tan chachi como parece. Pero existe una alternativa.

Se llama coworking.

¿En qué consiste? Pues eso, en tratar de tener todas las comodidades de trabajar en casa, pero en un ambiente más pensado para desarrollar un trabajo. Donde la productividad no se vea mermada y donde el tiempo para trabajar pueda separarse fácilmente del tiempo para lo demás. No perdamos de vista que una casa se piensa para vivir, no para trabajar. Y con un ingrediente fundamental, que es lo más importante, con compañeros de trabajo. Gente con la que poder tomarse un café, con la que poder comentar el resultado del partido de fútbol del domingo, que te recomienda el último libro que se está leyendo o que te dice que la peli que tiene tantas nominaciones a los Óscar es una basura. Gente con la que puedes comentar el puteo que te lleva tal trabajo o lo que estás disfrutando con este otro, que te cuenta la vida desde la perspectiva de un community manager o un diseñador o un ingeniero de telecomunicaciones, por decir tres visiones del mundo que igual nunca te hubieras planteado. Con la que aprendes cosas y a la que puedes enseñarle también tú lo que haces y cómo lo haces. Gente que te recomienda a posibles clientes y a la que recomiendas tú también porque la ves trabajar todos los días. Gente con la que se puede ir a cenar en Navidad, para cumplir todos los tópicos uno a uno (el amigo invisible, el gracioso del gorro de Papá Noel, el de la broma pesada, el que se desmadra y acaba pedo perdido, etc.) o inventarse unos nuevos; que te pueden caer mejor o peor, pero que en un momento dado te sirven para compartir un espacio de trabajo.

Así que ¿por qué no te lo planteas? ¡¡Quítate el pijama!! Prueba a trabajar como nosotros en un espacio especialmente pensado para que lo hagas de la forma más cómoda, flexible, económica y productiva.

🙂

… llegaron tarde, porque ¡ya estábamos en un coworking! Os animamos a todos a hacer lo mismo, ha sido una gran decisión. Y luego, si un día te apetece, te puedes quedar en casita, con el pijama… o sin él.

Espacios de coworking en Murcia

    • You&Co Espacio coworking, con su corazoncito escritor. ¡Gracias por contribuir al artículo! — www.youandco.es. También nos han mandado una oferta especial para traductores con unas sugerencias que les hicimos, en este PDF. ¡Olé!
    • Coworking Murcia. Nombre informal: El Ático. Aquí estamos nosotros 😀 — www.coworkingmurcia.es
    • Come2work, el primero, el pionero, la fuerza del Sur (de Murcia). Gente muy maja. — www.come2work.com
    • Primicia, espacio en proyecto: Rescate Hub, @prandez y familia. Es un proyecto de espacio de coworking y algo más. Nos envían: «Pretendemos crear un pequeño ecosistema de colaboración donde todos nos apoyemos a todos. El centro está en proceso de reforma y esperamos abrir nuestras puertas antes del verano. Tendremos espacio para coworkers fijos e itinerantes, salas de reuniones, cafetería… Las instalaciones están en pleno centro de Murcia, junto a la Plaza de Cristo del Rescate. Si lo tuyo es la colaboración, ¡este es tu espacio!» ¡Mucha suerte, chicos!

En persona

¿Quieres echarle un ojo a You&Co? ¿O ya tienes coworking pero quieres aprender algo nuevo? Mañana a las 17:30 Maite, de Creativos como nosotros, impartirá allí una charla con muy buena pinta:

coworking-existoso

 

 

Bonus: en Barcelona

021Espai, donde estuvimos este verano — www.021espai.com

Un sitio glorioso lleno de gente estupenda, y a dos pasos de la playa en Barcelona. ¡Más no se puede pedir!

_MG_5910 _MG_5926 _MG_5951

Bonus: en Tenerife

Blitz coworking — www.blitzcoworking.com

Luis Maryniok y Adriana han sufrido prácticamente una avalancha. ¡No me extraña, así de bonito y en Tenerife! ¿He oído work-a-holidays?

En apenas tres semanas hemos conformado un equipo inicial de coworkers de lo más entusiasta y ecléctico (algo con lo que soñábamos desde el principio); biólogo, arquitecto, periodista, escritor, consultora SEO, gestora turística, informático, video-maker y diseñador son algunos de los perfiles con los que ya contamos, y todas estas personas se han metido de lleno en la dinámica coworker como nosotros la entendemos (colaboración propositiva, entusiasmo, búsqueda del beneficio de todos). Además de esto, por Blitz han pasado muchísimas personas interesantes y estamos en conversaciones con varios organismos y emprendedores que quieren desarrollar sus actividades en este espacio; desde adiestradores caninos hasta enólogos, pasando por artistas, escritores, filósofos, educadores sociales y profesionales vinculados al marketing y a las nuevas tecnologías. ¡Todo esto en apenas tres semanas!

Pese a todo, lo verdaderamente increíble del coworking es lo intangible. Lo que aprendes de los demás, la forma en que aumenta tu visibilidad, el hecho de trabajar en un lugar inspirador que te hace sentirte como en casa y en el que recibes un feedback constante. Aquí uno se da cuenta de que empiezan a pasar cosas buenas, y hay mucha ilusión y ganas.

blitz-relax

blitz-reunionesblitz-sala¿Y vosotros, cuál es vuestra experiencia con los coworkings? ¿Nos invitáis al vuestro de visita?

6 pensamientos en “Quítate el pijama, dijo

  1. Pingback: El trabajo de tus sueños no era esto – Begoña Martínez

  2. No os olvidéis de nosotros, estamos en Murcia y somos Workpoint. pensando en grande, para gente que necesite trabajar a diario, por horas o solo reunirse con clientes en un ambiente de profesionales creativos, tranquilo y céntrico.
    También tenemos una gran sala que podría alquilarse durante un fin de semana, interesante para actividades formativas colaborativas, para 15-20 personas.
    Y estamos organizando con You&Co una actividad de encuentro entre espacios de coworking para abril en la que os esperamos.
    ¡Hasta pronto!

  3. Pingback: Quítate el pijama, dijo - Traducci&oacut...

¡Seguro que tienes algo que aportar!