El señor de Google

Bego Googleplex—¿Y tú qué haces que no has montado ya la startup buena? Ya tienes una edad.

Teníamos 30 años y nos lo dijo el señor de Google a mi amigo Roberto y a mí, a la sazón 30 años recién cumplidos, como quien dice.

—Tu idea está bien, pero no es sexy. No es algo que vaya a utilizar todo el mundo, todo el tiempo.

Eso me dijo a mí.

Estábamos en San Francisco, en Silicon Valley. Bueno, estábamos en San Francisco centro: habíamos estado en Silicon Valley esa semana, pero por un problema de agenda la reunión se había pospuesto. En el Googleplex, el guarda de seguridad de Google casi nos echa del complejo cuando una muy muy muy amable abogada pelirroja se ofreció a enseñarnos la tienda de regalos. Si no trabajas allí, no puedes entrar ni a la tienda de regalos. Tal cual. Era su segundo día trabajando en Google (el de la abogada), y nos enamoramos de ella al instante. Por un momento, nos sentimos como si también nos acabaran de contratar.

Es curioso lo que cambian las cosas cuando por fin llegas a un momento con el que sueña todo el mundo: presentando tu idea de empresa a uno de los grandes genios del mundo.

No shit, Sherlock.

En fin, no hace falta ser un gran genio para ver que Júramelo.es no es el tipo de empresa que va a hacer rico a nadie, pero la verdad es que aprendemos mucho con ella, lo pasamos muy bien y tiene muchas cosas muy buenas, como que no gasta más dinero del que genera y que crea flujo de caja positivo. Esto no lo podía saber el señor de Google por mi (preparado durante semanas) elevator pitch de un minuto.

¿Qué esperabas?

Sin duda, algún tipo de epifanía, que tuve en cierto modo. Sobre todo, pensando que era cierto, que Júramelo no es sexy pero no la quiero por eso, sino por lo que aprendo de ella y lo bien que lo paso (cuando lo paso bien) y lo poco mal que lo paso (cuando lo paso mal).

Hace poco me han dado otro premio relacionado con el mundo Yuzz. Antes era Yuzz Banesto, ahora es Yuzz Santander, y es que parece que no hay manera de que una entidad financiera me dé un premio sin que desaparezca la marca (véase Bancaja). Espero que como solo fui finalista regional del Emprendedor XXI de La Caixa no haya problema por ese lado.

Fui a Madrid a recogerlo, a Matadero Madrid. Fue un momento emocionante, aunque no sin su lado amargo que fue mirar al público buscando a la cámara, sin ver a alguien que saludara con cara de me importa esto, me importas tú. No sé, los premios sin testigos saben un poco raros. Luego cuando salió en el periódico y estuvo en Facebook y demás sí que notó que la familia y los amigos que se habían enterado. ¿Para qué son los premios de empresa sino para que tu madre le dé al Me gusta en Facebook? Ese es el premio.

—Tu idea está bien, pero no es sexy. No es algo que vaya a utilizar todo el mundo, todo el tiempo.

Ay, Júramelo, cariño, no le hagas caso a ese señor. Tú sigue creciendo, que vas a aprender a hacer cosas muy chulas. Estoy orgullosa de ti.

Para traductores jurados: consejos para aplicar la nueva ley

Zeitstempel

Ya hablamos ayer de las novedades en la Orden AEC/2125/2014 que revisa la obtención del título de traductor-intérprete jurado, en este post también mencionaremos algunas sugerencias en torno a los puntos relacionados con las traducciones juradas:

Sello

Según el anexo I, el nuevo sello deberá seguir el siguiente formato:

(NOMBRE Y APELLIDOS)
Traductor-intérprete jurado de idioma (IDIOMA)

N.º (NÚMERO DE T/I JURADO)

No es válida, por ejemplo, la fórmula “Traductor-intérprete jurado de idioma inglés-español”, la forma correcta sería: “Traductor-intérprete jurado de idioma inglés”. Tampoco se especifican detalles sobre el tamaño del sello ni el color de la tinta.

Si bien es cierto que se suprimen los datos de contacto que antes aparecían en el sello, ahora debe incluir el número de traductor-intérprete jurado, dato que se puede consultar en el listado del Ministerio de Asuntos Exteriores. Para los que no conozcan el suyo, escribid vuestro nombre y veréis el número justo a continuación. Esta medida evita el engorro de tener que encargar otro sello cuando cambiamos de domicilio.

Hay un plazo de dos años para renovarlo, basta con enviar el nuevo sello escaneado por correo electrónico a la Oficina de Interpretación de Lenguas.

Carnet

En el anverso figurará la bandera de España, el escudo del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, la denominación “Traductor Intérprete Jurado”, nombre y apellidos, documento de identidad, número de traductor-intérprete jurado, país de nacionalidad, fotografía y una mención del Real Decreto 2002/2009. En el reverso, se mencionarán los idiomas y la fecha de nombramiento de cada uno de ellos.

Hay un plazo de cinco años para cambiarlo, podéis descargar el formulario para solicitar su expedición, sustitución, duplicación o modificación en la web del Ministerio de Asuntos Exteriores. Después de pagar las tasas correspondientes en una entidad bancaria (6,12€), se recomienda enviar el recibo del pago por correo certificado a la Oficina de Interpretación de Lenguas:

OFICINA DE INTERPRETACIÓN DE LENGUAS MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES
Plaza de la Provincia 1
28012 – Madrid

Desafortunadamente, no nos llegará el carnet a nuestro domicilio, tenemos que recogerlo en la Subdelegación del Gobierno.

Fechado

Una de las novedades es la obligación de indicar la fecha en la que realizamos la traducción tanto en la traducción jurada como en la copia del original (hablaremos de ella más adelante). Proponemos dos sugerencias para agilizar esta labor:

  • Hacer una plantilla en Word con la fecha del día en el encabezado o en el pie de página. Se puede personalizar el formato de la fecha en las Herramientas de encabezado y pie de página. Así, sólo tenemos que abrir esta plantilla, seleccionar el número de copias que sea necesario y pasar por la impresora la traducción jurada y la copia del original. Más cómodo todavía: activad la opción “Actualizar automáticamente”.

image001

  • Utilizar un sello fechador como el que vemos en organismos públicos y empresas. Muy vintage.

image003

Formato

Todos hemos oído hablar de historias rocambolescas sobre los requisitos que pueden exigir para la entrega de las traducciones juradas (grapas, encuadernados decimonónicos, con copia del original compulsada por un notario…). El BOE indica:

«A efectos de la comprobación de la autenticidad del original a partir del cual se ha efectuado la traducción, deberá acompañarse copia del mismo, sellado y fechado en todas sus páginas.»

Ojo con la frase: la copia debe incluir nuestro sello y la fecha, pero, ¿y la firma? Después de llamar a la Subdelegación del Gobierno de varias provincias, concluimos que, a juicio de los funcionarios, “es lógico que tengáis que firmar también el original pero no se menciona expresamente”, y nos remiten al correo del Ministerio para traductores-intérpretes jurados. Actualizaremos esta entrada en cuanto obtengamos una respuesta.

Muchos traductores ya adjuntaban una copia del original junto a la traducción, ahora es obligatorio. Y no hay “plazo de adaptación”, como los dos años del sello o los cinco años para el carnet: si vais a entregar una traducción jurada hoy mismo, imprimid también una copia del original. Esto obliga al cliente a facilitar una copia en buena calidad de su documento, un punto a nuestro favor.

Sin embargo, no hace mención alguna sobre cómo se debe adjuntar la copia del original a la traducción, ni si debe ir antes o después de la misma o si se añade como anexo. Desde Júramelo, hicimos hace meses una propuesta para la entrega de una traducción jurada con un original/copia: la traducción jurada iría grapada delante de la copia, pero no de forma que coincidiesen todos los folios, sino que la traducción tenía que estar un poco más abajo que la copia (de forma que sobresalgan los folios del original por encima de la traducción). Así, se puede estampar el sello de forma que se quede repartido entre la copia y la traducción para certificar, de alguna forma, que el original ha estado en nuestras manos. Es más fácil si veis el vídeo. 🙂

Tampoco se hace referencia al tipo de papel (timbrado o no), formato, encuadernado, o la posibilidad de utilizar el Certificado de Firma Digital de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. La APTIJ ha realizado ya alegaciones a este respecto.

Certificación

El nuevo modelo de certificación de traductor jurado es el siguiente:

«Don/Doña ……… (nombre y apellidos), Traductor/a-Intérprete Jurado/a de ……… (idioma) nombrado/a por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, certifica que la que antecede es traducción fiel y completa al ……… (lengua de destino) de un documento redactado en ……… (lengua de origen).
En ……… (lugar), a ……… (fecha)»

Ahora se hace mención expresa a nuestro nombramiento por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Es la que debe aparecer en todas las traducciones juradas y puede ir acompañada de más fórmulas, una indicación que nos recuerda que, aunque esta certificación se debe traducir si se tiene que presentar en un organismo de otro país, siempre debe aparecer la fórmula en español.

En mi caso, acostumbraba a añadir a las traducciones un encabezado, donde mencionaba el nombramiento. Ahora que aparece por obligación en la certificación del BOE, quedaría así:

«[NOMBRE Y APELLIDOS], Traductor/a Intérprete Jurado/a de lengua [IDIOMA], certifica que la que sigue es traducción fiel y completa al español de [TIPO DE DOCUMENTO] redactado/a en lengua [LENGUA DE ORIGEN]:»

Antes de la fórmula de cierre, también añado otra, también actualizada:

«Esta traducción consta de XX páginas numeradas, fechadas, firmadas y selladas por el/la traductor/a intérprete jurada/o y está registrada bajo el número TIJ_14XXX de su protocolo junto a una copia del documento original, fechado y sellado por el/la traductor/a intérprete jurada/o.»

Estamos abiertos a más preguntas, sugerencias y correcciones. ¡Gracias a todos los que han colaborado y han compartido su experiencia a través de las redes sociales!

Traducción jurada: la nueva ley en 5 titulares

Efectivamente, ha cambiado la legislación que se aplica a la traducción jurada en España. El día 6 de noviembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado esta orden que revisa la obtención del título de Traductor-Intérprete jurado. Entró en vigor el 16 de noviembre de 2014.
Os contamos los cinco puntos clave en titulares, como en el Telediario.

Nueva legislación sobre traducción jurada

  • 1. Ahora es obligatorio adjuntar una copia del original sellada y firmada fechada

Exacto. «A efectos de la comprobación de la autenticidad del original a partir del cual se ha efectuado la traducción, deberá acompañarse copia del mismo, sellado y fechado en todas sus páginas».

  • 2. El sello de traductor jurado no podrá llevar datos de contacto

El modelo de sello que se requiere a partir de ahora para validar las traducciones juradas no contiene la dirección y queda reducido a la mínima expresión. Debe responder al siguiente modelo [sic]:

(NOMBRE Y APELLIDOS)
Traductor/a-Interprete Jurado/a de (IDIOMA)
N.º (NÚMERO DE T/I JURADO)

 

A partir de esta semana, los traductores e intérpretes jurados ya nombrados tendremos dos años para cambiar el sello. 

  • 3. El examen será casi igual, pero tendrá temario para la primera prueba

Para participar en los exámenes no cambian los requisitos. Es preciso ser mayor de edad, de nacionalidad española, de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo, así como tener una titulación superior válida en este nuestro Estado español.

En las convocatorias, ahora se presentará un anexo con las materias del primer examen. Además, se incluye la posibilidad de responder a la convocatoria por vía telemática, así como se establecen las webs del ministerio y de información pública como espacio donde se anunciarán los resultados (www.exteriores.gob.es y 060.es).

El nuevo examen para traductores jurados se compone de tres ejercicios (A, B y C), uno de ellos con tres pruebas. En cada prueba se obtendrá un resultado eliminatorio («apto» / «no apto»):

A) Examen tipo test: gramática y terminología.
B.1) Traducción sin diccionario al castellano.
B.2) Traducción sin diccionario a lengua extranjera.
B.3) Traducción económica/jurídica al castellano, con diccionario (pero no valen los electrónicos [!])
C) Prueba de interpretación consecutiva y entrevista.

  • 4. La declaración jurada ahora especifica que nos nombra el Ministerio

Además, la declaración jurada también ha sido modificada y ahora especifica que la traductora o el traductor en cuestión lo nombra el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. La redacción queda tal que así:

Don/Doña [nombre y apellidos], Traductor/a-Intérprete Jurado/a de [idioma] nombrado/a por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, certifica que la que antecede es traducción fiel y completa al [lengua de destino] de un documento redactado en [lengua de origen].
En [lugar], a [fecha].

Por supuesto, esto no quiere decir en absoluto que los traductores jurados sean ahora funcionarios, trabajen para el Estado, ni nada por el estilo: «no confiere (…)  la condición de funcionario público ni supone el establecimiento de ningún vínculo orgánico ni laboral con la Administración General del Estado».

  • 5. El carné de traductor-intérprete jurado ahora será de plástico y en color (probablemente)

Por último, se actualiza el carné de traductor-intérprete jurado, que dejará de ser una cartulina con una foto y un sello para adaptarse al siguiente modelo (¿os dais cuenta de que el BOE no está en color aún?):

Nuevo carné de traductor-intérprete jurado

Nuevo carné de traductor-intérprete jurado

Los traductores e intérpretes jurados ya nombrados tendremos cinco años para cambiar el carné.

Os recordamos que  podéis encontrar todos los detalles en la «Orden AEC/2125/2014, de 6 de noviembre, por la que se dictan normas sobre los exámenes para la obtención del título de Traductor-Intérprete Jurado».

¿Qué os parece? Nos gustaría saber la opinión de traductores, clientes y demás afectados. Nos encantará leer vuestra opinión en los comentarios.

5 motivos por los que no dejar tu traducción jurada para última hora

Salvo casos extremos, dejar una traducción jurada para última hora puede que no sea la mejor de las ideas ya que siempre hay cosas que se escapan de nuestro control.

Reloj de bosillo

Hay motivos justificados, que los hemos sufrido gracias a la maravillosa burocracia que tenemos, como «me acaban de avisar de que tengo que presentar esto mañana», pero son varias las circunstancias que desaconsejan dejarlo todo para el último minuto.

  • No tenemos el control de todos los elementos. Tu traducción puede estar de camino a tu casa y que la furgoneta de la mensajería se averíe. Y ya mañana es tarde.
  • No pensabas que fuera tan larga. Tú pensabas que tu traducción podía estar para mañana porque total, tampoco es tan larga. Pero el traductor no lo ve así (tienes sellos, texto complejo…) y te pone un día extra para la entrega. O directamente el plazo que te damos es demasiado largo para ti. Y, créenos, en Júramelo somos muy rápidos en los plazos de entrega.
  • Los traductores son personas. Y como personas, pueden tener imprevistos (informáticos, personales, ley de Murphy) de última hora que pueden hacer que tu traducción se retrase. Las traducciones no están guardadas en ningún almacén, se hacen especialmente para ti.
  • Anda, si resulta que es festivo. Necesitas la traducción para el 13 de octubre por la mañana, y el plazo es tan ajustado que la hubiéramos entregado el día anterior… si no fuera festivo.
  • Te equivocas con los datos de entrega. Con las prisas has metido la dirección de tu casa, en la que no vas a a estar porque estarás en la oficina y además el número de móvil tiene un dígito extra. La mensajería llegará a tu casa y… nos tocará escribirte un correo para intentar localizarte. Total, un drama.

Así que si quieres que las cosas salgan bien y ahorrarnos estrés a todos (sí, a ti también), los que trabajamos para que tu traducción esté genial y en tu casa antes incluso de cuando realmente la necesitas, te recomendamos que las pidas al menos con una semana de antelación.

Imagen de Kayla Kandzorra bajo licencia Creative Commons