Todo lo que necesitas saber para trabajar en Australia

AUSTRALIA: EL SEXTO ARTÍCULO DE LA SERIE: «TODO LO QUE NECESITAS SABER PARA…»

¿Quién no se ha planteado ir a ver los canguros australianos, los koalas o la impresionante ópera de Sydney? ¿Y si ya de paso te quedas a buscar trabajo? En caso de que te estés planteando la idea de irte a Australia, Júramelo.es te trae las claves que necesitas saber. Pero antes que nada, conviene que conozcas algunos datos relevantes sobre el país y su actualidad económica y laboral:

  • La tasa de empleo en marzo de 2016 era de un 94,2 %
  • El salario medio semanal es de 966,15 €/semana (eso son 3864,60 € al mes)
  • La tasa de empleo juvenil es de un 88 %
  • Las salarios han aumentado en un 2,2 % desde julio de 2015
  • Las zonas donde más empleo se genera son:
    • Canberra
    • Perth y otras ciudades de Australia Occidental
    • Darwin
    • Sidney
    • Nueva Gales del Sur
    • Melbourne

Traducciones juradas en Australia

Como sabrás, en Júramelo.es nos gusta ponerte las cosas fáciles, así que te dejamos una infografía para que puedas enterarte de todo lo que te hará falta para poder trabajar en Australia en apenas un momento:

Descarga aquí el PDF de nuestra infografía sobre los documentos que necesitas en Australia, así como algún otro dato de interés.

Descarga aquí el PDF de nuestra infografía sobre los documentos que necesitas en Australia, así como algún otro dato de interés.

Y recuerda que si necesitas una traducción jurada de tus documentos, Júramelo.es puede ayudarte:

O puede que lo que necesites sea una traducción jurada de un certificado de idiomas, un título académico o traducir tu currículum.

¿Y ahora qué? ¿Qué te ha parecido este artículo? ¿piensas que es hora de comenzar una nueva serie? ¿De qué te gustaría que fuera? Propón un tema que te interese conocer a fondo y puede que se convierta en nuestra próxima serie de artículos, ¿te animas? Solo tienes que dejarnos un comentario.

No te pierdas nuestra siguiente infografía, va a estar genial. Apúntate aquí y te la enviamos directamente a tu correo:

 

FUENTES:

Sistemas jurídicos diferentes, ¿cómo se realiza la traducción jurada?

¡Lo prometido es deuda! En el artículo anterior te contamos qué dificultades se suelen encontrar en la traducción jurada cuando los sistemas jurídicos de dos países son muy diferentes. Pero, ¿cómo lo hacemos?, ¿se adapta nuestro documento al sistema legal del país al que lo presentamos?, ¿se mantiene tal cual y esperamos a que la autoridad que lo recibe lo acepte? Si sigues leyendo, te resolveremos estas dudas y otras que puede que ya te hayas planteado.

Soluciones para la traducción jurada en casos de divergencia legal

Soluciones. Imagen extraída de Pixabay

Soluciones. Imagen extraída de Pixabay

Aclaraciones

Uno de los recursos que más se utilizan es añadir una explicación de algo que puede que el lector no entienda o sepa entre corchetes. Algunos ejemplos concretos son:
  • el origen de los topónimos
  • la procedencia de poblaciones
  • los números de identificación de servicios públicos o identidad

Los que leerán el documento en el país de origen no tienen por qué conocer la información anterior. De esta manera, se pueden evitar malentendidos y la lectura del texto se hace más fácil .

También se suele añadir información entre corchetes de los siguientes aspectos de los textos, como bien indica Francisco Javier Casas:
  • Firmas ilegibles de los encargados del Registro Civil
  • Sellos de las instituciones a las que pertenecen

Adaptaciones

Puede que penséis que la traducción jurada no se puede adaptar porque, al fin y al cabo, es un documento oficial. Sin embargo, los traductores, muchas veces, también hacen la función de asesores jurídicos.
¿Esto quiere decir? Que, aunque el lector final de la traducción jurada sea un experto en la materia, probablemente no esté familiarizado con el sistema jurídico del que procede el documento. Puesto que la función del traductor jurado es facilitar la comprensión, este recurso se utiliza a menudo. De esta manera, creará un texto equivalente, que mantendrá la «esencia» del original y salvará las diferencias con el sistema jurídico de origen.
«Mimetismo» Imagen de Carlos Alberto Novelino de Amorim en Flickr

«Mimetismo» Imagen de Carlos Alberto Novelino de Amorim en Flickr

Formato

Hay otros datos que aparecen en los documentos oficiales que, a primera vista, parece que no necesitan traducción. Estos datos son: los nombres propios, la fecha o la dirección postal.

Es verdad que lo que se dice traducir no se traducen, pero en algunos casos si es necesario adaptarlos. Con el nombre propio nos referimos al orden de nombre y apellidos. Estos se colocarán según la forma que adquieren habitualmente en documentos similares el el país de destino. Otra cuestión es el número de apellidos, que también puede ser un poco problemático. Tanto que, como me contó una profesora mía, en E.E.U.U. detuvieron a un hombre por darle un nombre falso a la policía ¡y resulta que simplemente le había dicho su primer apellido! Calma, esto es solo un caso aislado, pero ha ejemplificado muy bien esta situación, ¿verdad?

En cuanto a la fecha, según el país donde se reciba la traducción, deba cambiarse el orden y, en vez de presentar el formato dd/mm/aaaa, se exprese de la siguiente manera: mm/dd/aaaa. Lo mismo pasa con el orden de los datos que aparecen en la dirección postal.

Preparación del documento original

En ciertos casos, sabiendo las diferencias que existen entre los distintos países, se puede redactar el original teniéndolas en cuenta. Si queréis saber a qué nos referimos, tenemos un ejemplo claro en un artículo sobre la traducción jurada del poder notarial ruso.

Por hoy, esto es todo. Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad y, si por casualidad, necesitas una traducción jurada, en Júramelo te prestamos este servicio. Además de que puedes el pedirnos presupuesto de tu traducción jurada sin compromiso.

Consulta el precio de la traducción jurada

Fuentes:

Sistemas jurídicos diferentes, ¿sirve de algo la traducción jurada?

¡Pues claro! Los sistemas jurídicos son diferentes en todos los países y, aún así, realizamos traducciones juradas todos los días. A pesar de que pueda complicarse, sigue siendo posible realizar la traducción jurada de sus documentos. Si quieres saber de que tipo de complicaciones hablamos, sigue leyendo, te lo contamos.

«Barrera abierta...» Imagen de Astrid Alonso en Flickr

«Barrera abierta…» Imagen de Astrid Alonso en Flickr

Dificultades ante la divergencia de sistemas jurídicos

Una de las trabas de la traducción jurada es, por ejemplo, que un documento concreto no exista como tal en el país en el que se va a presentar. Algunos ejemplos de este tipo de textos son:

  • Autorización ante notario de los padres para contraer matrimonio frente a certificado de capacidad nupcial
  • Contrato o acuerdo de matrimonio frente a certificado o acta de matrimonio
  • Acta de repudio frente a demanda de divorcio
  • Licencia de matrimonio

Además, hay que tener en cuenta que los sistemas jurídicos se construyen a raíz de la cultura de cada país, por lo que es imposible que haya dos iguales. Esto influye también a la traducción jurada de sus documentos. Un hecho curioso que se ilustra en el artículo de Roberto Mayoral, es que en una partida de nacimiento paquistaní no incluye el nombre de la madre pero sí los datos relativos a la religión o casta.

Lo que pasa en estas situaciones, sobre todo con el aumento del número de migraciones, es que los países de origen se están modificando los documentos para que incluyan la información necesaria para el país de destino.

¡Cuánto papeleo! Imagen extraída de Pixabay

¡Cuánto papeleo! Imagen extraída de Pixabay

Otro aspecto que suele diferir entre sistemas legales son las «figuras jurídicas», es decir, aquellas realidades que forman parte del sistema de un país pero en otro no.

Podríamos enumerar una larga lista de diferencias, pero como ya os hemos hecho una idea de algunas de las más comunes, pero queda por resolver una cuestión: ¿qué suelen hacer los traductores cuando  pasa esto?

Tendrás que esperar al próximo artículo para saber la respuesta. En él, te contaremos qué solemos hacer los traductores para salvar estas diferencias y cuáles son los recursos que solemos utilizar. Mientras tanto, si necesitas una traducción jurada, en Júramelo te prestamos este servicio. Además de que puedes el pedirnos presupuesto de tu traducción jurada sin compromiso.

Consulta el precio de la traducción jurada de tu certificado de matrimonio

Fuentes:

 

Todo lo que necesitas saber para trabajar en Alemania

ALEMANIA: EL QUINTO ARTÍCULO DE LA SERIE «TODO LO QUE NECESITAS SABER PARA…»

Si nos paramos a observar el panorama internacional al que nos enfrentamos, ¿quién no se ha planteado nunca ir a Alemania a probar mejor suerte? No se puede negar que muchos españoles escogen este país para emprender la búsqueda de un empleo.

Júramelo.es es consciente del interés que este destino despierta en cualquier persona que actualmente esté buscando trabajo y por ello hemos decidido continuar nuestra serie «Todo lo que necesitas saber para trabajar en…» ofreciéndote información muy útil sobre la actualidad de este país.

Traducciones juradas para Alemania

Para no perder la costumbre, hemos realizado una infografía con la información más relevante sobre la documentación jurada en alemán que necesitarás para iniciar tu incursión en el mundo laboral en Alemania. Entérate de todo lo necesario con un solo vistazo.

infografía de Júramelo sobre los documentos que necesitas en Alemania y algún otro dato de interés.

Descarga aquí el PDF de nuestra infografía sobre los documentos que necesitas en Alemania, así como algún otro dato de interés.

Esperamos que te haya servido de ayuda. Recuerda que puedes compartirlo si crees que a alguno de tus conocidos puede interesarle. Y no te pierdas las próximas actualizaciones de nuestro si no quieres perder detalle de información de lo más interesante y, ¿qué mejor forma de hacerlo que suscribiéndote a nuestro boletín?

Y recuerda que si necesitas una traducción jurada en alemán de tus documentos para irte a Alemania, Júramelo.es puede ayudarte:

O puede que lo que necesites sea una traducción jurada de un certificado de idiomas, un título académico o traducir tu currículum.

FUENTES:

¡ATENCIÓN! Hay que renovar el sello de traductor jurado en una semana

Como ya escribimos en su día, la Orden AEC/2125/2014 sobre el título de Traductor-Intérprete jurado introdujo una serie de cambios que modificaron algo más que el examen, como, por ejemplo, el formato del sello y del carné del traductor jurado.

El plazo que se estipuló para cambiar el sello era de dos años desde que la ley entrara en vigor (16 de noviembre de 2014), por lo que el lunes 15 de noviembre de 2016 es el último día.

«Deadline» Fecha límite

«Deadline»: fecha límite

Si aún no has cambiado el sello lo puedes hacer esta semana para poder seguir contando con un sello válido.

Formato del sello para las traducciones juradas

Modelo de sello

El sello deberá copiar este formato, tal cual. Un cambio importante para tener en cuenta con respecto al sello anterior es que ya no contiene datos de contacto. En su lugar, hay que incluir el número de Traductor-Intérprete jurado. Si no te lo sabes, se puede consultar buscando tu nombre en el listado del M.A.E.C. (el número aparece al lado).

Citamos la orden:

2. En el sello deberán figurar necesaria y exclusivamente, en castellano y sin adición de ninguna otra mención o símbolo, los siguientes datos:

a) Nombre y apellidos del Traductor/a-Intérprete Jurado/a.

b) Idioma o idiomas para cuya traducción e interpretación ha sido habilitado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

c) Número de Traductor/a-Intérprete Jurado/a.

Diseño del sello

Cuando vimos el modelo de sello, nos preguntamos si su diseño tenía que ser tan sobrio. Esto es lo que hemos podido averiguar al respecto:

  • Se recomienda que la tinta no sea negra (para que se distinga bien que la traducción es la original y no una fotocopia).
  • No se estipula el tipo de fuente: desde Júramelo te aconsejamos que utilices, si quieres, cualquier otra fuente, siempre que sea lo suficientemente formal (como para ponerlo en un documento que se entregará en algún organismo oficial) y ante todo legible.
  • Como máximo adorno, una orla lisa sin leyenda.
  • Hay que tener cuidado porque puede que la Oficina de Interpretación de Lenguas (la encargada de regularlo) lo rechace, como por ejemplo, si la forma es otra distinta a la rectangular.

En cuanto al tamaño no se detalla ninguna información. Podéis encontrar más detalles sobre él en la guía práctica que publicamos cuando la orden entró en vigor.

Formalización del sello ante el Ministerio de Asuntos Exteriores

Os preguntaréis cómo se notifica la la Oficina de Interpretación de Lenguas de que ya lo hemos renovado. ¡No hay que ir allí! ¡Calma! Vale con enviar un correo electrónico a esta dirección con el nuevo sello escaneado y los datos.

¡En un solo click!

¡En un solo click!

Recordatorio: renovación del carné de traductor jurado

El cambio en el formato del sello no fue la única innovación que estipuló la Orden de noviembre de 2014, también se ha cambiado el formato del carné. Te contamos todos los detalles aquí.

carnet_traductor_jurado

A partir del próximo 15 de noviembre quedarán tres años antes de que acabe el plazo. ¡Aún puedes evitar que te pase como con el sello!

En la sede electrónica del M.A.E.C. se encuentra toda la información necesaria para solicitar el nuevo carné. De todas formas, te informamos de que la tasa a pagar es de 6,12 € y se recomienda enviar el recibo a la Oficina de Interpretación de Lenguas por correo certificado a esta dirección:

OFICINA DE INTERPRETACIÓN DE LENGUAS MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES
Plaza de la Provincia 1
28012 – Madrid

Podemos recogerlo a la Delegación del Gobierno más cercana.

Esperamos que te haya resultado de utilidad este post ¡y recuerda que queda una semana!

Prisas. Imagen de Julián Contrera en Flickr

Prisas. Imagen de Julián Contrera en Flickr

Otras fuentes:

¿Cómo sé si necesito una traducción jurada?

Muchos clientes de Júramelo.es nos solicitan la traducción jurada de documentos que se presentarán en un juicio, ya sea por motivos relacionados con negocios internacionales, matrimonios, divorcios, la compra de propiedades o la ejecución de testamentos, entre otros casos.

De este modo, hemos decidido abordar esta cuestión puesto que no es sencilla y habitualmente es motivo de dudas entre nuestros clientes. Suelen ser los abogados los que se encargan de presentar en los juicios los documentos extranjeros que normalmente tienen que acompañar a una demanda. Cuando el asunto se convierte en litigio aparece entonces el problema de cómo manejar la documentación probatoria que se encuentra en diferentes idiomas.

Una nota previa: las diferencias entre una traducción jurada y una ordinaria

«Diferencia...» Fotografía de Daniel ANTRTK en Flickr

«Diferencia…»
Fotografía de Daniel ANTRTK en Flickr

Una traducción jurada se diferencia de la traducción normal o simple en que ofrece unas garantías en lo que se refiere a la fidelidad de su contenido. Del mismo modo que un documento notarial está avalado por la firma y el sello del notario, en el caso de este tipo de traducción, el traductor jurado acompaña la traducción de su sello oficial, de su firma y de una breve descripción. Se consigue así que las administraciones puedan asegurarse de que no se ha añadido ni eliminado información durante el proceso de traducción.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que no todos los traductores son jurados, de modo que se debe acudir a un profesional que haya sido nombrado Traductor/Intérprete Jurado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, como son todos los traductores de Juramelo.es

¿Cómo sé si necesito una traducción jurada o normal?

Generalmente se realiza una traducción jurada de los documentos que se vayan a presentar ante organismos oficiales que así lo requieran. No obstante, hay casos en los que no es totalmente necesario. El organismo receptor de la traducción suele ser el que determina si debe estar o no jurada. Otro aspecto importante es saber si el documento necesita llevar la Apostilla de La Haya antes de traducirlo.

Ante la duda, ¿qué hago?

Si no estás seguro de si necesitas o no una traducción jurada, pregunta en el organismo en el que debes realizar los trámites. Aún así, nunca está de más disponer de una por si acaso hiciera falta.

Y si quieres encargar la tuya:

FUENTES: