¿Cómo sé si necesito una traducción jurada?

Muchos clientes de Júramelo.es nos solicitan la traducción jurada de documentos que se presentarán en un juicio, ya sea por motivos relacionados con negocios internacionales, matrimonios, divorcios, la compra de propiedades o la ejecución de testamentos, entre otros casos.

De este modo, hemos decidido abordar esta cuestión puesto que no es sencilla y habitualmente es motivo de dudas entre nuestros clientes. Suelen ser los abogados los que se encargan de presentar en los juicios los documentos extranjeros que normalmente tienen que acompañar a una demanda. Cuando el asunto se convierte en litigio aparece entonces el problema de cómo manejar la documentación probatoria que se encuentra en diferentes idiomas.

Una nota previa: las diferencias entre una traducción jurada y una ordinaria

«Diferencia...» Fotografía de Daniel ANTRTK en Flickr

«Diferencia…»
Fotografía de Daniel ANTRTK en Flickr

Una traducción jurada se diferencia de la traducción normal o simple en que ofrece unas garantías en lo que se refiere a la fidelidad de su contenido. Del mismo modo que un documento notarial está avalado por la firma y el sello del notario, en el caso de este tipo de traducción, el traductor jurado acompaña la traducción de su sello oficial, de su firma y de una breve descripción. Se consigue así que las administraciones puedan asegurarse de que no se ha añadido ni eliminado información durante el proceso de traducción.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que no todos los traductores son jurados, de modo que se debe acudir a un profesional que haya sido nombrado Traductor/Intérprete Jurado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, como son todos los traductores de Juramelo.es

¿Cómo sé si necesito una traducción jurada o normal?

Generalmente se realiza una traducción jurada de los documentos que se vayan a presentar ante organismos oficiales que así lo requieran. No obstante, hay casos en los que no es totalmente necesario. El organismo receptor de la traducción suele ser el que determina si debe estar o no jurada. Otro aspecto importante es saber si el documento necesita llevar la Apostilla de La Haya antes de traducirlo.

Ante la duda, ¿qué hago?

Si no estás seguro de si necesitas o no una traducción jurada, pregunta en el organismo en el que debes realizar los trámites. Aún así, nunca está de más disponer de una por si acaso hiciera falta.

Y si quieres encargar la tuya:

FUENTES:

Un pensamiento en “¿Cómo sé si necesito una traducción jurada?

¡Seguro que tienes algo que aportar!