¿Hace falta el original para traducir y jurar un documento?

¿Es necesario aportar el documento original en papel? ¿Tengo que desplazarme para entregarlo? ¿Lo tengo que enviar por correo o mensajería?

Un original en tailandés // Foto: Steel Wool

Un original en tailandés // Foto: Steel Wool

Para poder traducir correctamente el documento y que se registren todos los detalles que lo hacen válido, la traductora o el traductor debe verlo al completo. Esto no significa que deba tenerlo en la mano, físicamente. Lo que necesita es ver correctamente todas las páginas, incluso las que parece que «sólo llevan un detalle sin importancia».

La versión de fax o de escáner que se envía debe contar con la resolución adecuada. Igualmente, cuando el original tenga varios colores, se recomienda que se prepare una versión de escáner en color. Ya hemos hablado alguna vez de los mejores formatos para solicitar una traducción jurada.

¿Por qué? A menudo, ciertos detalles únicos otorgan mayor validez al documento original. Así, un sello con fecha o un número de serie inscrito al margen o en el reverso del documento pueden ser los que marquen su autenticidad. Y, puesto que nuestra traductora o nuestro traductor jurados darán fe de que la traducción corresponde con el original, debemos asegurarnos de que nuestra copia tiene en cuenta todos estos detalles.

Muchas compañeras y compañeros que se dedican a la traducción jurada, adjuntan a la misma el original, también firmado y sellado. Esto se hace de manera informativa y especialmente en los casos en los que no se han tenido los originales en la mano.

Como traductor, ¿alguna vez has tenido que solicitar un original en papel? Y como cliente ¿alguien te ha solicitado ver el original? ¡Cuéntanoslo!

¡Seguro que tienes algo que aportar!